La importancia del liderazgo femenino en las empresas

Comments (0) Tendencias, Uncategorized

Cuando el liderazgo empresarial se halla en manos de una mujer se pueden apreciar una serie de rasgos en común con otras líderes femeninas. Estas directrices definen su modo de trabajar y los resultados que obtienen. Entre ellas se imponen las siguientes:

  • Pragmatismo: frente a la rigidez imperante en otros estilos de liderazgo.
  • Comunicación: se potencia la comunicación sin que ello signifique que se pierde la burocracia.
  • Participación: se fomenta el sentimiento de unidad, de equipo, y se está abierto a escuchar las opiniones de los integrantes en el proyecto común, que es la empresa.
  • Descentralización: se procura un reparto de tareas adecuado, perdiéndole el miedo a delegar.

Estas cualidades no son exclusivamente atribuibles a la dirección femenina, ya que muchos altos cargos masculinos también las presentan, sin embargo, coincide que estas características suelen ser comunes a los estilos de liderazgo femeninos, lo que los hace ser fácilmente diferenciables de los que ostentan hombres.

La presencia de mujeres en altos cargos de empresas de gran tamaño y multinacionales es más escasa que la de los hombres. Los datos nos revelan que, sin embargo, es mucho más habitual encontrar a una mujer a cargo de la dirección de una empresa mediana o pequeña y la realidad es que en muchos casos coinciden titularidad y dirección de la empresa en una misma persona. Es la figura de la emprendedora.

En estos casos, en que la jefa es también la propietaria, el tipo de liderazgo toma un giro diferente pero no tiene que ver con el sexo de quien está al cargo de las decisiones estratégicas sino de la titularidad del capital que está en juego. Así, se puede observar que:

  • Se da una mayor cautela en la planificación.
  • Se percibe una mayor generosidad con respecto a las condiciones favorables hacia el empleado.
  • Se propicia un ambiente de diálogo.

El liderazgo femenino tiene un estilo propio y su análisis puede ayudarle a usted, sea hombre o mujer, a nutrirse, ya que siempre se está a tiempo de incorporar nuevos valores, y nunca es tarde para aprender y mejorar, incluso aunque usted sea el jefe.

Algunas de las características que determinan el liderazgo femenino y benefician a tu empresa son:

Orientación a las personas: Son sociables, expresivas y cercanas, lo que brinda mucho potencial a la hora de lograr compromisos, sea con los objetivos de la organización o en un proyecto en particular.

Tendencia a la cooperación: Esto hace que el trabajo en equipo sea más natural, ya que ellas son activas en la inclusión y conteniendo a las personas. También se preocupan porque los procesos seas ordenados y sanos.

Capacidad de actuar en muchas direcciones: Poseen la capacidad innata de pensar y actuar en muchas direcciones o temas al mismo tiempo. Esto le da una ventaja a la hora de tomar decisiones y enfrentar crisis.

Conducción horizontal: El liderazgo femenino es inclusivo, alienta la participación y comparte el poder y la información con aquellos a quienes conduce. Tiende a crear y fortalecer las identidades de grupo.

Predomino de lo emocional: En general se hallan capacitadas para tener en cuenta el lado “humano” de las personas y generar altos niveles de empatía.

Mayor predisposición al cambio: Su estilo es innovador, con un firme sentido de la calidad, centrado en la persona, flexible, comunicativo y persuasivo.

Foto: rawpixel.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo directo a tu email.

Únete a otras seguidoras