Vivencias que debes tener antes de morir…

Comments Off on Vivencias que debes tener antes de morir… Salud - Emociones

Imprime, planifica…. Y a vivir!!!

Crear algo que permanezca en el mundo más que uno mismo.

Conocer al amor de tu vida.

Ser también, el amor de su vida.

Hacer un viaje solo.

Participar en una protesta, con convicción y de manera activa.

Llegar a amar a una mascota.

Hablar otro idioma a la perfección.

Cambiar de profesión.

Hacer realidad más de una fantasía sexual (de preferencia todas).

Saber reírte de ti misma.

Vestirte exactamente como se te dé la gana.

Subir a una montaña.

Perdonar lo que más te haya dolido.

Trabajar por una buena causa, a sabiendas de que no se recibirá dinero a cambio.

Hacer algo que nos paralice de miedo.

Ver crecer a un niño hasta convertirse en adulto.

Pensar en un epitafio para uno mismo.

Tomar unas vacaciones sin libro guía, sin cámara fotográfica, sin reservaciones y sin sentir la
necesidad de visitar los lugares turísticos.

Siendo grande, dar una vuelta en calesita comiendo un helado.

Mirar fotos viejas y llorar de emoción.

Volver a empezar después de perder y hacerlo aún mejor.

Conocer a un gran maestro que toque tu vida y abra tu mente.

Atreverte a hacer una promesa que dure toda la vida y cumplirla.

Salvar una vida.

Cambiar de aspecto radicalmente y para bien.

Estar en la mejor forma física posible, por lo menos una vez en la vida.

Y engordar, sin remordimientos, en otra.

Pagar completas todas las deudas.

Encontrar poesía cotidiana.

Hacerte un tatuaje.

Guardar un secreto toda la vida.

Manejar por horas en la ruta.

Hacerse pasar por otra persona.

Compartir la mesa con la persona más pobre que hayas conocido y con la más rica también.

Pasar un día sin salir de la cama.

Ver una puesta de sol desde un balcón con una botella de vino en la mano.

Leer todos los días.

Vencer el miedo a la muerte.

Seducir al hombre o mujer que más hayas deseado.

Caminar bajo la lluvia sin importar que se corra el rimel o que
se empañen los anteojos.

Ganar alguna vez en la vida una apuesta, una rifa o un juego de azar.

Pintar un cuadro con total despreocupación por el resultado.

Enfermar y recuperar la salud.

Conocer el cuerpo y el alma de alguien milímetro a milímetro.

Enamorarse por e-mail o por las redes sociales.

Vivir solo.

Vivir acompañado.

Sentir taquicardia al estar esperando un avión.

Confesar un amor escondido.

Recibir y escribir cartas de papel y tinta.

Hacer reír a los demás.

Hacer el amor a la tarde en Buenos Aires.

Saber generar momentos mágicos.

Gastar en un día de shopping un mes de sueldo.

Viajar en coche, en tren, en camión, en avión, en barco y a pie.

Apoyar los sueños ajenos.

Cuando sea necesario, saber discutir con tranquilidad, honestidad y empatía.

Llorar y reír sin censura.

Tener un proyecto apasionante, sin importar su trascendencia.

Decir la verdad, cuando se sabe que sería mejor mentir.

Mentir, cuando se sabe que sería peor decir la verdad.

Cambiar tantas veces como sea necesario esta lista.

Vivir largamente…plenamente.

Y amar hasta desfallecer… siempre

Comments are closed.

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo directo a tu email.

Únete a otras seguidoras