Trabaja desde casa sin perjudicar tu productividad

Comments (0) Salud - Emociones

Muchas trabajamos desde casa porque trabajamos de manera independiente o “Freelancers” pero para otras personas lo que significa «trabajar desde casa», puede convertirse rápidamente en una pesadilla, al no saber controlar las distracciones, el manejo del tiempo, el manejo de espacios para determinadas actividades dentro de la casa, etc.

En Mujeres On Top queremos compartirte algunos “tips” que pueden ayudarte a aumentar tu productividad al momento de trabajar desde tu casa.

1. Es Momento De Trabajar, No De Relajarte

Algo difícil para muchos, es diferenciar los espacios de relajación con los espacios de trabajo dentro de la casa. Lucha contra esta confusión, creando un ambiente en algún cuarto o espacio de la casa totalmente de trabajo, libre de distracciones (como el televisor, la cama, etc.) y sólo con lo necesario para cumplir con tus labores profesionales. Dedica un tiempo a definir ese espacio siendo consciente de no incomodar a las demás personas que viven contigo o de no interferir en sus actividades cotidianas; y que también cuente con la posibilidad de brindarte privacidad y el silencio o la concentración que necesitas para trabajar.

2. Sé Fiel A Tus Propios Horarios De Trabajo

Algo muy positivo en las empresas con respecto a sus empleados, es que determinan una cantidad de horas al día en las cuales únicamente deben trabajar. Esta misma práctica debes replicarla en tu casa. Ten horarios en donde sólo te dediques a tu trabajo y respétalos, tal cual como si tuvieras un jefe al tanto tuyo. Si tú no te disciplinas, entonces ¿Quién lo hará?

3. Vístete Adecuadamente Para Trabajar

Esto es algo importante… Así como tienes tus espacios de trabajo diferenciados de tus espacios de relajación, de igual manera debes diferenciar tu presentación personal para realizar tus labores. Inconscientemente, el estar con pijama tratando de ser productiva, te trae desmotivación, pereza, sueño y ganas de descansar en vez de producir. Procura darte un buen baño y colocarte ropa cómoda para sentarte frente a tu escritorio.

4. Cierra Las Redes Sociales

Es muy probable que tu trabajo no requiera de hablar con tus amigos por el chat todo el día; o al menos, si debes relacionarte con algunos compañeros, debería ser por espacios más acordes como correos electrónicos. Cierra cualquier página en la que tus amigos o familiares te puedan distraer mientras estás trabajando. Abre únicamente las aplicaciones que necesitas para tus labores, y el resto manténlas cerradas en tus horarios de trabajo.

5. Adecua Tu Ambiente De Trabajo

Luego de tener un espacio definido como «tu oficina», organízalo de la manera que más te guste y que más comodidad te brinde. Puede ser que cuelgues algunos diplomas o coloques en una repisa trofeos, o que tengas unas velas perfumadas si te gustan, o incluso algunos aperitivos o dulces cerca. La idea es que pienses en lo que a ti te gustaría y decores el lugar a tu gusto.

6. Recuerda El Estiramiento

Pasar largas horas frente a la computadora, también requiere de breves pausas donde puedas pararte de la silla y estirarte un poco.nHay algunos ejercicios que te ayudan a prevenir el túnel carpiano muy sencillos, que puedes practicar en un pequeño espacio de tiempo. Recuerda que, finalmente, debemos aprovechar el encontrarnos en casa para darnos unos minutos de pausa en medio del trabajo. Incluso, personalmente prefiero que mi espacio de trabajo esté en un lugar cercano a una ventana o a un balcón para parar por momentos a tomar aire fresco de afuera.

7. Mantén El Lugar Limpio Y Ordenado

Un escritorio ordenado significará inevitablemente una mente ordenada, así que asegúrate de que esté libre de desorden y sea un lugar acogedor para trabajar. Procura, antes de sentarte a trabajar, de cerciorarte de haber limpiado el lugar correctamente. Así como también, encárgate de que las cosas que necesites para tu trabajo, pero que no vayas a utilizar en el momento, estén guardadas cerca pero fuera de tu vista.

8. Ten Siempre Una Lista De Tareas

Haz una lista de las diferentes actividades que debes llevar a cabo, y organiza un cronograma que contenga los tiempos definidos para cada una de esas actividades. Siempre, antes de empezar tu jornada de trabajo, revisa la lista y coloca más visibles las cosas que debes empezar a hacer de inmediato… Al finalizar, revisa qué cosas cumpliste y cuáles faltaron, así como también pregúntate por qué faltaron cosas, si es que algo te distrajo para cambiarlo o si simplemente tomaba más tiempo del esperado.

9. ¡Manténlos Fuera!

Es obvio que amamos a las personas que viven con nosotros, sin embargo, a veces ellas son las que más logran distraernos y desenfocarnos de nuestro trabajo.bHazlos entender que, cuando estás en tu espacio de trabajo, no pueden distraerte o hablarte de cosas sin mayor importancia… Que hagan de cuenta que no estás ahí, y que, si te necesitan, sea para algo realmente urgente. Para esto, podría ser que un cuarto completo fuera tu oficina y cerraras la puerta cuando vas a trabajar.

10. Recuerda Disfrutar La Experiencia

Planea tus horarios de trabajo, teniendo en cuenta los descansos que necesitas para ti misma y para dedicar a quienes amas que viven contigo. Recuerda que finalmente la disciplina y la productividad van a depender de ti, así que esfuérzate un poco cuando sea momento de trabajar, y de resto diviértete al máximo de ser independiente y de poder controlar tu vida por completo.

Photo by Pexels.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo directo a tu email.

Únete a otras seguidoras