No procrastines tus sueños

Comments Off on No procrastines tus sueños Salud - Emociones

La definición es clara. La procrastinación es la postergación o posposición, es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables. Esto crea una ansiedad ante una tarea pendiente sin tener una fuerza de voluntad para concluirla. Si tienes sueños, metas bien definidas es importante que no te permitas procrastinar esas pequeñas acciones diarias que te ayudaran a lograr tus objetivos. Esto aplica en cualquier área de tu vida. Mujeres on Top te recomienda seguir los siguientes pasos para que no te procrastines y te relajes en el cumplimiento de tus sueños…

Da el primer paso: Si temes a una tarea por el motivo que sea, plantéate trabajar solo 5 minutos y dejarlo. Cuando empiezas a trabajar el miedo se desvanece y vences esa resistencia y empiezas a ver de otra manera cosas que antes te parecían imposibles. Deja de pensar y hazlo.

Crea una rutina: Si conviertes la tareas repetitivas y aburridas en rutinas, terminarás haciéndolas sin apenas esfuerzo. Las rutinas son hábitos o costumbres que haces de forma casi inconsciente y simplifican tu vida.

Toma decisiones: El mejor habito de productividad es tomar decisiones. Muchas veces vas aplazando una tarea inconscientemente, simplemente porque no te paras a pensar en ella. Dedica un par de minutos para aclarar qué significa realmente esa tarea y toma una decisión al respecto. Puede que decidas demorarla de una manera racional, en cuyo caso no estás procrastinando y no te sentirás mal por ello.

Da un seguimiento de tu tiempo: Anota en algún sitio qué tareas realizas cada día y cuánto tiempo has dedicado a cada una. Al anotar el tiempo creas un compromiso interno que te hace ser más responsable con respecto a cómo lo utilizas.
Aprende a decir no: Apuesto a que muchas de las tareas que pospones son compromisos que te has buscado por no saber decir no. Defiende tu tiempo. Cuida en que lo inviertes.

No tengas miedo a abandonar: Puede que no sea el momento de hacer algo. A veces creemos que tenemos que hacer algo simplemente porque lo hemos empezado. Si el tiempo hace que ese proyecto no tenga sentido o no sea lo suficientemente importante, simplemente déjalo y haz otras cosas. Esperar no significa procrastinar.

Gestiona tu tiempo: Es importante que trabajes en tus mejores momentos. Si estás agotada o de mal humor, tus probabilidades de procrastinar aumentan considerablemente. Para tener una mejor actitud, descansa y controla tu nutrición.
Establece una recompensa para cuando termines esa tarea: Motívate pensando en lo que harás después de hacerla—algo que realmente te apetezca, te relaje y no suponga ningún esfuerzo. Define tus propios incentivos.

Utiliza las palabras adecuadas: Expresa las acciones de forma clara, concisa y motivadora. Las palabras importan mucho cuando te enfrentas a una nueva tarea. Las palabras adecuadas te ayudaran a visualizar, a crear, a moverte y poner en marcha lo que desees para tu vida.

Trabaja tus hábitos: Si te conoces a ti misma y averiguas por qué aplazas constantemente cierto tipo de tareas, podrás cambiar tus hábitos y encaminarlos hacia una menor procrastinación y una mayor productividad.

Evita las distracciones: Cuantas más tentaciones tengas para hacer otra cosa en vez de lo que tienes que hacer, más fácil será procrastinar. Mantén tu teléfono celular, las notificaciones y el acceso a internet desconectados cuando te dispongas a afrontar tareas complicadas.

Escoge de quien te rodeas: crea un circulo de personas positivas que crean en ti, en lo que quieres y te impulsen a ser mejor. Las relaciones con el entorno son sumamente importantes para tu tranquilidad emocional y para poder enfocarte en lo que quieres lograr. Rodearte de personas que te quieran y sean tu apoyo será de gran ayuda y tranquilidad para ti en cualquier meta que emprendas. ¡A moverte!

Comments are closed.

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo directo a tu email.

Únete a otras seguidoras