Las grandes Lecciones de Iris Apfel a sus 99 años

Comments (0) MUJER ON TOP DEL MES

La que ríe última… El ícono de la moda Iris Apfel festeja sus 99 años. La legendaria artista y musa fashion se mantiene más vital y vigente que nunca. ¡Toda una celebración! Te presentamos las grandes lecciones de vida y estilo con esta recopilación de entrevistas y citas poderosas que nos ha regalado a lo largo de su vida…

Elige tu color.

Apuesta por lo seguro y no solo en la ropa, también en el maquillaje. Encuentra el lipstick que vaya contigo y no lo sueltes nunca. El que siempre lleva Iris Apfel es el VIP Red de Nars.

¡Apaga tu celular!

“Estaba en un restaurante en Nueva York y un grupo de jóvenes se me acercó para pedirme consejos de citas y lo primero que les dije fue: ‘¡Suelten su teléfono!’, es imposible conocer a alguien y darte cuenta de lo que pasa a tu alrededor si todo el tiempo estas pendiente de él, ¡Olvídalo!”.

Las tendencias no son para todos.

“Nunca he sido una mujer de tendencias, me visto con la ropa que me gusta y que me sienta bien. Las chicas se obsesionan con comprar cada temporada decenas de prendas que muchas veces, no funcionan o simplemente no vuelven a usar. Creo que es una tontería, para sobresalir es mejor tener un estilo propio, un sello distintivo que te identifique”, declaró Iris Apfel.

Trabaja como nadie.

Una de las preguntas en entrevista a Iris Apfel fue, ¿cuál es el secreto para una vida cómo la tuya? Llena de estilo, de amistades importantes y tantos logros. Su respuesta fue simple (e inolvidable): “¿Secret? ¿which secret? ¡I work my ass off!”. Y sí, no hay receta más infalible que trabajar por lo que quieres.

Tu vida privada, es privada.

“No me gustan las redes sociales, me parece lo más espantoso que hay. A mí no me interesa saber que desayunaste ni lo que hiciste hoy y lo que yo haga con mi vida también es problema mío”.

La belleza eres tú. 

Cuando era adolescente alguna vez le dijeron: “No eres linda y jamás lo serás. Pero tienes algo más importante: estilo”. Apfel se ríe de todas las convenciones de belleza y aconseja por vivir una vida llena de color, una donde no importa lo que dicen los demás. Por eso odia a la gente que viste de negro o que es esclava de la cirugía. “La vida ya es gris y aburrida, por lo que se puede divertir y hacer feliz a la gente con un poco de fantasía”.

Educa tu mirada y no te aferres a tus pertenencias.

“Todo el mundo debería ir a los museos, no dejar de visitarlos. Aunque no estés buscando inspiración para tu mente, la encontrarás y alimentarás tu alma”. Si a Iris se le pregunta de qué prenda u objeto sería incapaz de desprenderse, ella responde: “En esta vida no eres dueño de nada, no estaremos en la Tierra para siempre y lo que tienes es como si lo hubieses arrendado”.

Huye de las reglas e improvisa.

Quién piense que esta nonagenaria se pasa la noche pensando qué va a ponerse al día siguiente está equivocado. “Para mi vestirse es toda una improvisación, es como tocar jazz. Yo no planeo nada. No me visto intelectualmente. En casa me pongo un jeans y una camiseta. Vestir debería ser siempre algo divertido”. Otra frase para el bronce: “Si te preocupas demasiado cómo te ves, te perderás a ti mismo. Si estás perfecto pero incómodo, es que no tiene sentido lo que te has puesto”.

Elige una pareja que celebra tus éxitos.

La historia de Iris y Carl no es un cuento de hadas, pero sí una relación amorosa exitosa, hasta los últimos días de Carl, quien murió en 2015 a sus 100 años. Ellos eran un verdadero equipo, crearon su negocio juntos y compartían su sentido del humor y alegría por la vida. Fue su esposa quien la empujó a ella a ser el centro de atención en los medios, y después celebró su éxito. 

Si algo te apasiona, hazlo.

Iris Apfel nunca esperó ser famosa, o ser reconocida como un ícono de la moda. Tampoco que los museos exhibieran su ropa o accesorios, o aparecer en la portada de alguna revista. Ella simplemente hacía lo que amaba, lo que la emocionara, y después recogió los frutos que fue cosechando con los años. Para ella hacer lo que le apasionaba requería de energía, fuerza y determinación; pero sobre todo, hacer a un lado los miedos. En una entrevista mencionó “Mucha gente prefiere seguir la corriente, pero eso no es interesante”. 

Preocúpate por tu propia opinión por encima de la de los demás.

Ella nunca trató de encajar, se esforzó en crear su propio criterio y en cuestionarse todo. Aunque al principio mucha gente criticó su forma de vestir, ella lo hacía para sí misma, no para complacer a alguien más. “¿Qué es socialmente aceptable y por qué? “Si tienes que ser todo para todas las personas, terminas siendo ‘nada’ para nadie” menciona. 

El dinero no compra el éxito.

Iris Apfel no le da valor a su vida por la cantidad de dinero que tiene. En sus propias palabras: “Vender tu alma por un dólar no vale el precio real que pagas”. Por esta razón ella prefiere ver el éxito como felicidad y amor; para ella es más importante celebrar cuando está rodeada de gente que la nutre y la hace crecer.

El estilo no se trata de gastar dinero.

No se trata de llevar la ropa más cara, puedes tener todo el dinero del mundo y no tener estilo. Iris nos ha enseñado que el estilo no es lo que te pones, sino de cómo te lo pones.

En su documental “Iris” se puede ver su visita a un mercado, comprando joyería económica y encontrando piezas que complementan su guardarropa. ¿Su mejor secreto? Para Iris Apfel es mejor estar feliz que bien vestido.

No te conformes.

Ella ha decidido encajar, pero a su manera. Y es ella misma quien reconoce que nunca ha podido ser conformista. Apfel, recomienda poner siempre tu originalidad antes que tu trabajo, si tu visión creativa se ve comprometida es momento de tomar distancia. De acuerdo a su experiencia, respetar tu visión logrará que la gente también lo haga.

Empieza dando un primer paso.

Una de sus frases más inspiracionales es: “Solo fracasas si no lo intentas”. Ella quería iniciar un negocio textil, así que descubrió cómo hacerlo, un paso a la vez. No lo pensó demasiado, simplemente confió en que era un sueño que cumpliría. Iris nos enseña que a veces solo tienes que dar un paso para llegar a tu meta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo directo a tu email.

Únete a otras seguidoras