Hábitos para desarrollar empatía

Comments (0) Salud - Emociones

“Si te pones en mi lugar, quizá entiendas mi comportamiento” En los tiempos que vivimos es importante hablar de empatía, de su importancia, de su significado, de los componentes que la forman y de las características fundamentales de las personas empáticas. Debemos entender la gran capacidad del ser humano y de ciertos animales para vivir la empatía por lo que en Mujeres On Top te vamos a desglosar varias técnicas para desarrollar la misma.

Di adiós a los prejuicios

Es mucho más fácil y sencillo ponerse en el lugar del otro cuando no has evaluado, juzgado y prejuzgado a esa persona previamente. Trata de escuchar y ponerte en su situación antes de dejarte llevar por los prejuicios y juzgarlo.

Adáptate al ritmo de los demás

Hay personas que hablan muy rápido, a toda velocidad y otras sin embargo necesitan más tiempo para poder llegar a expresar en realidad cómo se sienten. Puedes mejorar la empatía respetando los tiempos de la otra persona. No interrumpas, respeta sus silencios, no le cortes, amóldate a su ritmo.

Colabora

Si desarrollas alguna activad colaborativa, por ejemplo, como voluntario en una fundación, en asociaciones, en entidades públicas… tu capacidad empática mejorará. Y es que hacer esto te aportará una visión global de la situación por la que pasan otras personas menos favorecidas y te llevará a ser más agradecido por todo lo que tienes.

Entrena la gratitud

Desarrollar nuestra capacidad de agradecimiento, esto es valorar lo que tenemos y dar las gracias por ello, esto entrena en grande la empatía.

Entrena el optimismo

Una de las características de las personas empáticas es que suelen ser muy positivas, optimistas y generan buen ambiente y muy buen clima a su alrededor. Así que es bueno que te alejes del pesimismo y de la negatividad si quieres mejorar tu capacidad de empatía.

No culpabilizar

Intenta no culpar a los demás por las situaciones que les ha tocado vivir o por las que están pasando en un momento puntual. No todas las personas son igual de afortunadas y no todas las personas tienen la misma capacidad para salir adelante. No culpes al que tienes al lado por las decisiones que para ti pueden ser erróneas o no que no se haya atrevido a tomar. Trata de entender el “por qué”. Y no dejes de recordar que todos nos podemos equivocar y de hecho todos nos equivocamos.

No eres el ombligo de mundo

Otro ejercicio para poder ser más empático es dejar de creer que somos el centro del universo. Todos somos iguales, no hay ni nadie más importante que otros, no lo olvides. Abandonar el egocentrismo nos hace ser más tolerantes y comprensivos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo directo a tu email.

Únete a otras seguidoras