Aprende a amar de manera consciente

Comments (0) En Pareja

Los apegos, en su mayoría, nos hacen prisioneras. Si se ejerce un apego intenso sobre la pareja, te puedes obsesionar en saber dónde se encuentra a cada instante, dudaras de sus palabras temiendo ser traicionada/o en algún momento, y lo que es peor, veras a esa persona como el centro de tu universo olvidándote de ti misma.

Sabemos que para muchas mujeres no es fácil conseguir no apegarse, porque en realidad, es muy difícil controlar ese amor que nos empuja y nos arrastra por mareas increíbles, amores que quitan el aliento y nos hacen querer con los ojos cerrados y el corazón encendido. No obstante, es necesario que aprendas a mantener el equilibrio, a construir un amor cotidiano que se enriquece de los detalles humildes y de las emociones sinceras que se ofrecen con altruismo, sin esperar nada a cambio.

  • Amar sin apegos es querer sin depender. No pongas tu felicidad en el bolsillo de la otra persona, no construyas toda tu realidad alrededor de la persona amada. Construye también tu universo sintiéndote una persona completa, madura y que se ama a sí misma. Si dispones de una buena autoestima sabrás hacer felices a los demás. Si tu alma está llena de carencias y de vacíos, querrás que los demás los “llenen” o te satisfagan, entonces también “harás prisioneros”.
  • No te obsesiones en buscar a la pareja ideal. Conviértete tu primero en tu propio ideal, en ese alguien que se siente orgullosa de sí misma, alguien con quien vale la pena compartir una vida.
  • Para amar sin apegos debes permitir que la otra persona logre sus aspiraciones, que te vea como una acompañante en ese sendero que van a construir entre los dos. Todo ello se consigue mediante la confianza, la complicidad y el respeto.
  • El amor consciente es el que se ofrece con los ojos abiertos y el corazón protegido, es seguir siendo dos construyendo una unidad en común, sin egoísmos, sin manipulaciones ni chantajes emocionales.

El amor consciente es el que sabe ofrecer alas al crecimiento personal de la persona amada, a la vez que raíces para alimentar el vínculo. Es alentar en cada paso para que la pareja sea feliz sin olvidarnos nunca de nosotras mismas. No te aferres a los miedos o las desconfianzas o quedaras prisionera de tus propias emociones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Síguenos

Recibe cada nuevo artículo directo a tu email.

Únete a otras seguidoras